Un punto y nada de juego...

Racing se fue de Rosario con un empate que fue mucho más de lo que mereció. El equipo de Eduardo Coudet jugó uno de los peores partidos de la era del Chacho y sólo se llevó un punto porque la fortuna estuvo de su lado. Lisandro lo empató con un centro que se convirtió en tiro al arco y los de Cocca, más la gran actuación de Arias, se perdieron goles insólitos.

A pesar de que la Academia perdió la chance de descontarle puntos a Boca, la unidad fue un premio que podrá valer mucho una vez terminado el campeonato. Lo que es seguro es que el equipo debe mejorar y mucho para lo que viene.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba