"Un equipo moralmente indestructible"

Eduardo Coudet lo fue construyendo y lo logró. Con mucha dedicación y con una enorme entrega, el Chacho consiguió que se Racing sea de fierro. Un equipo duro de la cabeza y difícil de tumbar. Así lo aseguró el propio entrenador luego del título. "Hicimos un equipo moralmente indestructible. Un grupo bárbaro que siempre tuvo en la cabeza ganar y conseguir el torneo", aseguró feliz.

Pero lógico, ese no fue el único motivo por el que Racing puedo dar la vuelta olímpica. Fútbol de alto vuelo, un goleador y figura en un nivel altísimo y grandes virtudes. "Jugamos muy bien, se hicieron bien las cosas desde el inicio y quedó claro. Racing fue un gran campeón", contó el Chacho.

Por último, Coudet se refirió a la situación de Ricardo Centurión y de todos los que jugaron el primer semestre y no fueron parte ahora. "Tanto Centurión como los demás muchachos tienen que sentirse campeón. Ellos son y fueron parte de esto", admitió el entrenador muy feliz.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba