Racing y un empate con sabor a poco

Había que ponerse de pie, era el momento. Después de las tremendas piñas sufridas el fin de semana pasado ante River, Racing necesitaba demostrar que todavía tiene la mandíbula dura. El escenario parecía favorable y la chance de medirse ante un recién ascendido era un plus para no desaprovechar. Pero la Academia apenas pudo abrir los ojos con un tibio empate ante Central Córdoba de Santiago del Estero y todavía sigue en pleno conteo…

Con casi nada de fútbol y con la confianza por el piso, salió a la cancha atontado por la derrota sufrida hace una semana. Incluso, hasta fue el local el que empezó dominando y tuvo las más claras en el PT. Tanto es así que Racing prácticamente no pateo al arco en la etapa inicial y Coudet se fue muy preocupado al vestuario.


Con algo más de actitud y carácter, con el orgullo dañado y tratando de levantar la cabeza, fue por el triunfo en el complemento. Con nada de fútbol y apenas algunas ráfagas de buenas acciones, demostró que enfrente tenía a un rival vulnerable. Pero ni eso puedo aprovechar este Racing que transite en medio de una intensa niebla de la que tiene que encontrar una salida urgente. No perdió y volvió a sumar después del papelón con River. Un punto para cortar el sangrado, nada más. Un punto para entender qué debe ponerse de pie y empezar a volver a pegar para no perder la pelea…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba