Racing se recuperó ante Godoy Cruz

Para Racing acaba de arrancar el torneo. Tardó mas de la cuenta, es cierto y cinco fechas puede parecer mucho, pero al fin comenzó a jugarlo. En la noche del sábado el equipo de Coudet volvió a ser el dominador de partidos que tan buenos resultados le dió en la última Superliga. Y la receta parece ser bastante similar, aunque los intérpretes sean diferentes. Todo parece ser una cuestión de convencimiento y Racing fue, contra Godoy Cruz, un equipo convencido.

Desde el minuto uno el dominio fue todo de la Academia. Presionaba en tres cuartos y recuperaba la pelota rápido, como en los viejos tiempos. Curiosamente, en esos veinte minutos iniciales de mayor dominio, no pudo convertir. Y cuando el visitante se animó a salir un poco, Racing hilvanó una jugada hermosa, digna de un equipo confiado y seguro. Justamente lo que le venía faltando en esta temporada. La jugada empezó en Arias, continuó con Sigali haciendo una gambeta en el área (y paralizando corazones) para luego dar rienda suelta al juego. Todo a un toque. Show time. Diaz, Barbona, otra vez Diaz, Licha, Pulpo, Montoya y Cvitanich, que luego de un control, remató fuerte al primer palo y a cobrar. Uno a cero. Era justo.

El empate y la reacción rápida de Racing

No duró mucho el primer grito, porque cinco minutos después el Morro García empataba de cabeza, luego de un error en la salida de Mena. Otra vez la situación desfavorable. Pero Racing supo sortearla. Como si no hubiera dejado subir a su mente los fantasmas de los últimos tiempos. Le puso un tope a las dudas y encontró respuestas rápido. Penal a Cvitanich (hay contacto mínimo, pero existe) y Licha puso el 2 a 1. A esta altura, Diego Gónzalez manejaba los hilos y se complementaba muy bien con Marcelo Diaz. Barbona, con perfil bajo, hacía todo bien y Montoya sorprendía por afuera y también por adentro. En un córner ejecutado justamente por el ex Central llegó el tercero por un anticipo del Pulpo y se acabaron las dudas. Racing jugó el segundo tiempo sin despeinarse. Jugando simple, creció la figura del chileno Diaz. Además, la zaga se mostró segura, Cvitanich jugó para ser siempre titular y Licha mostró buenas pinceladas, con mucho aporte en el ataque. Todos buenos síntomas para despertar de una vez.

Por acá es el camino. Con estos nombres, si Coudet quiere, pero sobre todo con este convencimiento. Racing no puede prescindir de esta seguridad para jugar. Es el campeón reinante, y en la noche del sábado jugó como tal. Así sí Academia, ya era hora.

Fuente: Racing de Alma

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba